Diez Consejos Para Elegir La Ubicación De Su Negocio

Experian destaca la importancia del emplazamiento para triunfar con un nuevo proyecto empresarial

Madrid, 5 de Junio de 2008.- A la hora de abrir un nuevo negocio, uno de los aspectos más relevantes que deberemos considerar es la elección de la  ubicación más idónea. Esta es una decisión vital que viene además acompañada de un importante desembolso económico así como de la adquisición de compromisos a largo plazo. Y un emplazamiento equivocado puede arruinar un potencial buen negocio.

Sin embargo, en muchas ocasiones este factor se deja poco menos que al azar o se basa en la simple intuición. Experian, compañía especializada en herramientas de gestión y análisis de información, explica cómo es posible acertar con la ubicación idónea utilizando técnicas de micromarketing, geomarketing y análisis espacial.

  • Analizar quién es nuestro público objetivo, cómo son y cuántos, dónde están, cuál será su probable evolución … en definitiva conocer nuestro mercado potencial presente y futuro.  Conoceremos así el  perfil sociodemográfico, hábitos, estilos de vida y pautas de consumo de nuestros clientes y gracias a técnicas de geomarketing podremos además localizarlos geográficamente.
  • Fijar nuestros objetivos comerciales, es decir, si estamos pensando en un único establecimiento o en montar una cadena, si vamos a vender sólo en un área concreta o en varias, si lo haremos a nivel nacional o internacional. Una ver fijados nuestros objetivos, ya estaremos en disposición de desarrollar nuestra política de expansión. Un exhaustivo conocimiento geodemográfico del territorio nos permitirá entonces valorar de forma más ajustada nuestro potencial crecimiento futuro, detectando posibles áreas de expansión y nichos de mercado.
  • Identificar el peso específico de la ubicación en nuestro modelo de negocio, conocer la influencia de la ubicación en el éxito del negocio es básico a la hora de decidir el presupuesto a invertir en ella. No es lo mismo una compañía cuyas oficinas apenas reciben clientes (pensemos por ejemplo en una agencia de seguros), que, digamos, una tienda de moda, en la que la que la propia ubicación será probablemente generadora de nuevo negocio.
  • Definir un tipo de local coherente con nuestra estrategia comercial, es decir,  entre lo que el negocio es o quiere ser y la ubicación escogida. Una empresa con fuerte posicionamiento deberá invertir en la mejor zona para luego crecer con nuevos establecimientos. Para una pequeña tienda familiar es diferente: puede suplir la inversión en una zona cara y mejor situada por un emplazamiento más económico y un trato altamente personalizado a sus clientes. Eso sí, cuanto peor sea la ubicación, necesitaremos más tiempo para alcanzar el break even.

Una vez que hayamos seleccionado algunas posibles ubicaciones para nuestro negocio, los aspectos que deberemos tener en cuenta a la hora de valorar su potencial serán:

  • Las características del local, las condiciones económicas de compra o alquiler, visibilidad, metros de escaparate, chaflanes, anchura de la calle y la adecuación entre el inmueble, su entorno y la imagen del propio negocio.
  • Su área de influencia, o, lo que es lo mismo, el radio de atracción que tendrá nuestro negocio en la ubicación seleccionada, analizando la presencia de posibles competidores en la zona, o bien de negocios complementarios a nuestro propio establecimiento, la concentración de empresas, la actividad económica que se desarrolla en ella, las posibilidades de expansión de la zona … Todos estos factores pueden ejercer una influencia positiva o negativa en nuestro negocio
  • El perfil de los residentes en la zona, comprobando que se corresponde con nuestro perfil de cliente, asegurando así la viabilidad del negocio.  Este análisis nos permitirá también adecuar nuestros servicios a las necesidades, costumbres y hábitos de nuestros clientes potenciales.
  • Variables generadoras de tráfico como la proximidad de lugares de ocio (museos, teatros, cines, gimnasios, ..), espacios o locales atractivos para el turismo (hoteles, restaurantes), o cualquier otro centro susceptible de generar tráfico hacia la zona seleccionada.
  • Comunicaciones y accesos, medios de transporte público (autobuses, metro, red de cercanías) y accesos (autopistas, carreteras, barreras naturales, parking) a la ubicación candidata, puesto que influirán directamente en el tráfico de personas hacia nuestro local.
  • Tránsito en la zona. Nuestro establecimiento probablemente reciba visitas de las personas residentes en la zona, y también de aquellas personas que transitan por ella. El análisis de tránsito permite sabe quiénes pasan por delante de nuestro negocio, a qué horas lo hacen y con qué motivo. La unión de esta información a las características socio-demográficas y tipológicas de estos transeúntes nos permitirá diseñar estrategias atractivas que los conviertan en visitantes.

Como sentencia Ramón Sánchez-Bayton, Director General de Experian Business Strategies  “a la hora de decidir la correcta ubicación de un negocio nunca debemos guiarnos por la intuición. Cuanta mayor información tengamos acerca de los clientes, de las características del entorno del punto de venta potencial y de las personas que lo habitan y transitan, habrá más posibilidades de éxito. Y para ello hay que considerar las técnicas de micromarketing y geomarketing como nuestras mejores aliadas”.

Contacto:
Mayte Romo – Responsable de Comunicación – Experian España
Tel.: 34 91 530 03 85
Email: mailto:mmayte.romo@experian.es

Top